domingo, mayo 13


Sentada ahí, tratando de asociar la vida con la muerte, la verdad con la mentira. Tratando de tirar a la basura todos los recuerdos que había en mi cabeza, que nunca se realizaron, pues me he dado cuenta que recordamos más lo que nunca pasó. 
A pesar que nunca estuvimos juntos de verdad, fuimos uno de muchas maneras, tengo mejores recuerdos de ti, que de cualquier otra persona con la que pude haber estado. Esa tiene que ser exactamente la diferencia, nosotros nunca estuvimos juntos físicamente, pero Dios sabe que en nuestros sueños si. Y cada vez que me iba a la cama te sentía junto a mi, abrazándome, acurrucándome en ti. 
Es difícil decirte adiós, pero es mejor para ambos, tú tienes todo el derecho de ser feliz y lo mereces demasiado, a pesar de que nuestros cuerpos estuvieron y están a más de 100 kilómetros de distancia, me sentí acogida, querida, protegida, tuve el confort que siempre quise. 
Te quiero, siempre te recordaré como la historia perfecta que nunca pudo ser.
El silencio de este lugar como me ayuda, a veces cuando estamos a solas es cuando más podemos meditar lo que nos sucede, hubiese deseado que toda esta situación fuese distinta. Si hubiésemos comprendido que todo era imposible, nos habríamos ahorrado un montón de sentimientos, llantos y platos rotos.
Te quiero.

3 comentarios:

  1. Que linda entrada, como que en parte entendí perfectamente lo que sentís. lindo blog ♥ te sigo. besos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu blog cielo, y esta entrada me enamoró.
    Gracias por pasarte, te sigo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Que hermoso blog y hermosa entrada <3 te sigo sin duda, te sigo leyendo !

    ResponderEliminar

Se libre de decir, lo que quieras, un abrazo!